Poemas documentales Guardería ABC

ABC, la historia de los niños ‘expuestos’

www.zocalo.com.mx

Segunda de tres partes | Hermosillo, Son.- La imagen muestra una pequeña caja torácica. Se miran los pulmones de una niña, de Camila Espinosa. Sobre la mesa de la cocina hay más papeles, recetas, radiografías y otros estudios médicos. Para Alejandra Ortiz, madre de Camila, esos papeles son la muestra de que su hija, que pronto cumplirá 4 años, sufre varios padecimientos por el incendio que le tocó vivir, hace dos años, en la guardería ABC.
Camila Espinosa estaba en la guardería ABC, de Hermosillo, Sonora, ese 5 de junio de 2009 cuando, cerca de las 3 de la tarde, el fuego que comenzó en una bodega que resguardaba archivos de la Secretaría de Hacienda del estado se propagó hasta la guardería.

Ese viernes, Camila Espinosa –como otros de sus compañeros– fue sacada de la guardería por el hoyo que dejó el equipo de aire acondicionado que se arrancó de la pared. Como otros 80 infantes más, no presentó quemaduras. Pero días después del incendio, asegura su mamá, comenzaron sus problemas de salud, sobre todo en las vías respiratorias.

Alzan la voz

Hace más de un año que los padres de Camila, al igual que los de 64 niños más, comenzaron a levantar la voz para que el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) reconozca a sus hijos como “lesionados” del incendio y no como “expuestos”, como hasta ahora lo ha hecho.

Ese reconocimiento extendería a los niños y sus familias una serie de beneficios que hoy se concreta a brindarles atención médica vitalicia.

En julio de 2010, un decreto presidencial estableció una serie de compromisos hacia los papás de los niños que fallecieron en el incendio, así como hacia los niños lesionados con quemaduras y los infantes que el Seguro Social llama “expuestos”. 

En ese documento se señala que los niños lesionados con quemaduras tendrán atención médica en forma vitalicia, medicamentos, el pago de boletos de avión y viáticos para que sean trasladados a cualquier lugar del país o de Estados Unidos en donde se les realicen sus tratamientos. Además, un apoyo económico para sus estudios hasta nivel superior. Sus madres recibirían una ayuda vitalicia que corresponde al salario neto que percibían en el momento del incendio. Además, su familia (padres y hermanos) también recibiría atención médica vitalicia. 

En el caso de los niños “expuestos”, el IMSS les expidió un certificado de atención médica vitalicia, además de que el Instituto asegura que se les pagan los gastos en caso de que requieran de atención médica privada en México o en Estados Unidos.

Para que un niño deje de ser expuesto y pase a la categoría de lesionado, debe presentar “secuelas por el incendio”, dice Fernando Sandoval Castellanos, jefe de la Unidad de Atención Médica del IMSS. 


SEGUIR LEYENDO:
http://www.zocalo.com.mx/seccion/articulo/abc-la-historia-de-los-ninos-expuestos/

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Sobre este espacio

Observatorio ciudadano · Laboratorio poético.
Iniciativa de los participantes del Taller de Poesía Documental: Guardería ACB, impartido por Cristina Rivera Garza dentro del Programa de Escritura Creativa. Universidad del Claustro de Sor Juana

Seguidores